Retina-Vítreo

Desprendimiento de retina

linea azul

El desprendimiento de retina es la separación del tejido retiniano del resto de las capas del ojo. El desprendimiento de retina es secundario a desgarros o roturas en la retina que se producen cuando el gel vítreo que ocupa el interior del ojo, tira de la retina.

Los síntomas de presentación del desprendimiento de retina, son la visión de luces o flashes (fotopsias), así como la visión de “moscas volantes” (miodesopsias) o la visión de una mancha fija que va haciéndose mayor progresivamente y disminuyendo la visión.

Para realizar un correcto diagnóstico es necesario dilatar las pupilas y explorar toda la retina.

¿Se puede prevenir?

linea gradiente

Existen lesiones predisponentes a desencadenar un desprendimiento de retina que pueden ser diagnosticadas en un examen oftalmológico rutinario. El tratamiento de estas lesiones, cuando se acompañan de síntomas, nos ayudará a prevenir el desarrollo del desprendimiento de retina.

Por ello en Clínica Piñero recomendamos revisiones anuales, sobre todo en pacientes miopes y con antecedentes familiares de desprendimiento de retina.

Tratamiento

linea gradiente

El tratamiento del desprendimiento de retina debe realizarse cuanto antes, ya que las posibilidades de mejoría son mayores si no se llega a tener un desprendimiento de toda la retina. Por ello es importante hacer un diagnóstico rápido ya que a veces, si el paciente presenta un desgarro localizado, éste puede solventarse sólo con láser.

Las opciones terapéuticas abarcan: cirugía escleral, vitrectomía, laserterapia, crioterapia.

 

Retinopatía diabética

linea azul

La retinopatía diabética es la afectación ocular en los pacientes diabéticos. Es una de las principales causas de ceguera en los países desarrollados.

La diabetes afecta a los pequeños vasos de la retina ocasionando pequeñas hemorragias, salida de liquido de los vasos (edema macular), falta de riego de la retina (isquemia) y crecimiento de vasos anómalos que pueden ocasionar grandes hemorragias.

Se estima que en España hay más de un millón de personas afectadas por esta enfermedad.

El riesgo de desarrollar retinopatía diabética es mayor cuanto más tiempo de evolución lleve la diabetes, así como cuanto peor sea en control metabólico del paciente. Es importante que todo paciente diabético se revise el fondo de ojo anualmente, ya que esta enfermedad puede estar presente sin dar ningún síntoma visual.

Los síntomas son variables. En los casos de edema macular diabético abarcan desde visión borrosa o pérdida de visión progresiva, así como dificultad en la visión próxima. En los casos de mayor afectación, el paciente puede desarrollar una hemorragia intraocular, pudiendo llegar a perder la visión totalmente.

El tratamiento varía según el grado de afectación de la retina. Entre los tratamientos tenemos el láser, la inyecciones de antiangiogénicos, inyecciones de corticoides, y cirugía.

Los últimos estudios sobre los tratamientos con inyecciones intraoculares de fármacos presentan unos resultados muy prometedores.

Otras enfermedades de la retina

linea azul

Miopía magna

linea gradiente

A diferencia de la miopía simple, la miopía magna es una enfermedad ocular producida por una elongación excesiva del ojo. Se considera miopía magna cuando el número de dioptrías es mayor de 6. La frecuencia de la miopía simple en España es del 20-30% según la edad. La miopía magna afecta al 2-3% de la población española, lo que supone que hay más de 900.000 afectados.

No se sabe la causa exacta de esta patología aunque comúnmente se la atribuye una predisposición genética. La miopía magna es una enfermedad progresiva que puede derivar en muchas complicaciones. Como tal la enfermedad no se puede prevenir pero con un buen seguimiento y un examen de fondo de ojo anual, si podemos prevenir las complicaciones.

Teniendo en cuenta que el ojo miope es un ojo más delicado, existen factores de riesgo que se tienen que considerar para preservar la mejor visión posible, entre ellos destacamos la presión intraocular, el tabaco y otros tóxicos y los deportes de contacto.

Trombosis Venosas

linea gradiente

Es la obstrucción de los vasos venosos que extraen la sangre de la retina. Estas lesiones pueden estar relacionadas con patologías generales, requiriéndose estudios complementarios para determinar su causa y para plantear su tratamiento.

Muchos son los factores de riesgo que pueden provocar obstrucciones venosas en la retina, entre ellos destacamos la Hipertensión arterial, la hipertensión ocular y los estados de hipercoagulabilidad.

El tratamiento abarca desde la simple observación y tratamiento médico, hasta el tratamiento con láser, inyecciones intravítreas de diferentes fármacos y/o cirugía de retina, para solventar algunas de las posibles complicaciones que se pudieran presentar.

Los últimos estudios sobre los tratamientos con inyecciones intraoculares de fármacos presentan unos resultados muy prometedores.

Uveítis e inflamaciones vítreas

linea gradiente

La Uveítis es la inflamación de una capa del ojo llamada ÚVEA.

Se describen tres tipos de uveítis según la localización: anterior o iritis, intermedia y posterior o coriorretinitis. Pueden ser distintas las causas. Desde infecciosas (virus, bacterias, parásitos), hasta relacionadas con enfermedades generales (enfermedades reumáticas, etc). Si bien en un porcentaje importante de casos no se encuentra la causa que lo produce, estos son los casos de Uveítis Idiopáticas. Los síntomas más frecuentes son disminución de visión o visión borrosa, ojo rojo y doloroso, y fotofobia (molestias con la luz).

Para su tratamiento se puede requerir desde medicación en colirios, inyecciones perioculares (alrededor del ojo) inyecciones dentro del ojo (intravítreas) o tratamiento por vía general.

En algunos casos más avanzados y complicados es necesario la cirugía intraocular.

Enfermedades degenerativas hereditarias de la retina

linea gradiente

Se trata de un grupo de enfermedades que suelen tener un componente familiar o hereditario y que precisan de complejos estudios para llegar a su diagnóstico.

Entre ellas destacamos la Retinitis Pigmentosa, la Enfermedad de Stargardt, la Amaurosis Congénita de Leber.

Si bien son enfermedades que no suelen tener tratamiento curativo, sí pueden aplicarse tratamientos de tipo físico que puedan mejorar la calidad de vida del paciente.

Es importante en este grupos de enfermedades realizar el llamado consejo genético a la hora de plantearse descendencia.